Resolución de problemas con el ritmo cardiaco durante los entrenamientos

Cómo obtener la medición más precisa posible

Imagínatelo: estás a punto de salir a entrenar. Enciendes tu monitor de ritmo cardiaco pero no consigues ninguna medición. No te preocupes, no estás muerto; puede que tu monitor de ritmo cardiaco tenga problemas para obtener una lectura. Tu monitor de ritmo cardiaco Mio emplea la tecnología más precisa disponible, pero hay varias medidas que puedes tomar para obtener siempre una medición precisa de tu ritmo cardiaco.

En primer lugar, intenta desactivar el modo de ritmo cardiaco y reiniciar. Si eso no sirve, prueba estas 5 sencillos consejos para obtener una medición precisa del ritmo cardiaco antes de empezar a entrenar.


1. Mantenlo limpio

Si el sensor de tu Mio está sucio, puede dar problemas. Mantenlo limpio lavándolo de forma habitual con un trapo húmedo o poniéndolo bajo el grifo brevemente tras cada uso. Recuerda secarlo después.


2. Póntelo más alto

Abróchate el dispositivo entre 3 y 8 cm (1 a 3 pulgadas) por encima del hueso de la muñeca.


3. Ajústalo bien

Si se cuela luz, tu Mio no funcionará bien. Ajusta la correa de modo que el sensor óptico de la parte trasera esté totalmente en contacto con la piel.


4. Calienta

Si tienes las manos frías o mala circulación, esto es especialmente importante. Pon la sangre en movimiento antes de empezar y conseguirás una mejor lectura.


5. No te muevas

Si te mueves mucho, a tu dispositivo le costará obtener una medición inicial de tu ritmo cardiaco. No te muevas hasta que se muestre el ritmo cardiaco; después ya podrás moverte.


Ten en cuenta estos 5 sencillos consejos la próxima vez que salgas a entrenar o intentes medir tu ritmo cardiaco.